La historia de la calle más emblemática de la Ciudad de México

El Paseo de la Reforma podría contar una infinidad de historias si pudiera hablar.

Y aunque no puede hacerlo, nosotros te compartimos algunas de muchas en las que ha sido partícipe.

Sede de extensos desfiles y paseos en bicicleta, manifestaciones, plantones, los periódicos más importantes de México y celebraciones de triunfos en mundiales de futbol; “Reforma”, como la conocemos, forma parte de nuestra historia también.

No podríamos describir nuestra ciudad sin la avenida más importante. En ella, aún se puede ver el proceso de transformación de la capital.

Paseo de la Reforma actualmente. Foto: Flickr

En sus 14.7 kilómetros de largo, es interesante observar la diversidad cultural y social

Pero, ¿cuál es su historia? ¿Cómo llegó a convertirse la avenida más importante?

Su historia es tan importante como interesante.

El emperador Maximiliano se encontraba en el poder, y tenía la idea de conectar el Castillo de Chapultepec con el Palacio Nacional en el centro de la Ciudad de México.

Tomó como referencia los trazos de grandes ciudades que contaban con avenidas importantes y estratégicas; el emperador mandó trazar lo que posteriormente sería conocido como el Paseo de la Emperatriz.

En un principio tuvo una longitud de solo 4 kilómetros y el paisaje constaba en su mayoría por rancherías. Las construcciones en los alrededores eran mínimas.

Así lucía a finales del siglo XIX. Foto: Especial

Su trazado, contemplaba dos sentidos, espacio para el descanso de los caballos y en ese momento, no se había proyectado un camellón o espacio para caminar dada la ausencia de viviendas o edificios alrededor.

Luego de que Benito Juárez, restaurara el gobierno republicano, el proyecto no había avanzado.

En 1867, aunque el ayuntamiento intentó instaurar el nombre Paseo Juárez, al presidente no le gustó la idea y sugirió Paseo Degollado, denominación que quedó para su inauguración en ese mismo año.

Paseo de Degollado. Foto: mexicomaxico.org

A diferencia del gobierno actual, en esa época se decidió poner énfasis en los andadores peatonales y en la siembra de árboles a lo largo de todo el Paseo.

Cinco años después, por orden del presidente, cambiaría su nombre por el que sería definitivo: Paseo de la Reforma.

Estatua de Carlos IV en su ubicación original a principios del s. XX. Foto: Redes Sociales

Fue hasta el gobierno de Porfirio Díaz que adquiriría los toques modernos que la caracterizarían. Dicha gestión, se encargaría de colocar Monumentos como el de Colón, los tlatoanis conocidos como “Indios Verdes” (que serían reubicados posteriormente) y en 1910, por mandato del presidente Porfirio Díaz, se construiría el elemento más importante de la avenida y emblema de nuestra ciudad: el Monumento a la Independencia.

Foto: Especial

Se trata de una victoria alada, una representación del triunfo dentro de la mitología griega y romana; fue convocada para conmemorar el centenario de la lucha de independencia. Porta una corona de laurel y una cadena de tres eslabones; lo conoceríamos cariñosamente como “El Ángel”.

El paseo a la modernidad 

El siglo XX, marcó la mayor transformación de lo que a la postre sería la avenida más importante de la ciudad.

Se mandó ensanchar, el uso de suelo cambió, se convirtió en un punto de encuentro cultural, comercial y político. La modernización de la ciudad, se vio reflejada en buena medida en Reforma. Fueron construidas La Diana Cazadora y numerosas glorietas que darían mayor identidad a dicha avenida y a la ciudad en general.

Foto: Flickr

Se construyeron desniveles y se amplió su trazado en el tramo norte en los límites de la delegación Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero.

La avenida se transformaría con la construcción de la ciclovía, que representaría un cambio en la forma de moverse muchos de sus habitantes y que posteriormente sería un referente en todo México.

Estatua de la Diana Cazadora. Foto: Flickr

Sin embargo, la esencia arquitectónica y ornamental de la época en la que floreció, de alguna forma nos sigue acompañando con sus monumentos y adornos a lo largo de todo el Paseo.

Siempre habrá historias de todo tipo, desde plantones y grandes rascacielos, hasta paseos y graves accidentes.

El símbolo más entrañable de la capital. Foto: Flickr

Fuente: https://www.atraccion360.com/historia-de-paseo-de-la-reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *